El buen poder de contar bien la moda

Hoy murió Franca Sozzani. El periodismo de moda fue una pasión y una guía para Sozzani, quien desde Vogue Italia construyó, durante 28 años, un imperio donde lo que más le interesaba era la comunicación de moda, visual y escrita.

Sus ideales y su particular visión del mundo fueron sus mejores armas. Siempre puso a la realidad como fuente de inspiración, y a partir de ahí elevó la moda a la categoría de status. Así los diferentes temas siempre estuvieron identificados en editoriales que ofrecían al fashion como la aliada de las historias por contar. Para ella la moda no era solamente ropa, era un medio para comunicar.

Las mujeres deformadas por las cirugías estéticas, los problemas ecológicos, las botineras, ciertos temas racistas, y todo cuanto golpeaba a la realidad del universo femenino.

Las imágenes por las que apostaba eran fuertes, compactas y con contenido más allá de lo evidente. Se “casó” con Steven Meisel y no se equivocó, le confió todas las tapas para que la provocación fuera coherente con su pensamiento.

Cada mes Vogue Italia era un nuevo universo por descubrir con una nueva mirada de la realidad a través de la moda. ¡Vaya tarea!

La muerte se llevó un ícono, a una persona que respiraba estilo, que supo proyectar en sí misma la industria del fashion.

La rapidez con que viaja la moda me lleva a pensar, ¿estamos preparados para reemplazar a quienes son los verdaderos influencers?

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...